El gran ausente de Cleveland
2018-06-06

189

VISITAS
Por Gerardo Reynoso

La mayoría de aficionados y especialistas se han centrado en la comparación (válida por qué no) entre Lebron James contra KD, Draymond Green, Thompson y Curry, en las finales de la NBA. 

Para muchos, se trata de un hombre contra todos. De un sólo jugador contra una estructura "avasalladora" permitida por la liga y el baloncesto mismo. 

Esto está totalmente fuera de la realidad. Ni el mejor jugador de baloncesto ganó sólo sus seis campeonatos. Mucho menos pudo haber dejado la balanza tan alto si no hubiese tenido a compañeros dispuestos a aceptar su roll y sobre todo, responder a la hora cero, cuando llega el momento de recibir la pelota y hacer algo más que pasarla a quien todos nombran como el mejor. 

Además, los más grandes en la historia de este deporte también han tenido a su lado a estrategas que no se limitan a crear jugadas, acciones y estrategias para su mejor jugador, sino que involucran a todo el personal para que, tanto en ofensiva como en defensiva, las cosas funcionen. 

Y si partimos de esa premisa, podemos decir que el gran ausente de la serie final de la NBA es un hombre llamado Tyronn Lue. 

El coach de Cleveland no hizo ajustes en el segundo juego. No es su costumbre. Solo deja que Lebron juegue, dirija, decida y cambie. A eso se remete su papel como entrenador. 

Esto se nota en cada partido. Por eso es que los jugadores comparsa de Lebron no están concentrados, mucho menos atentos y decididos. 

¿Ejemplos? (No mencionaremos a JR Smith) 

George Hill comienza los juegos lentos porque su función como base armador queda relegada a segundo termino. Su función se limita a darle la bola a Lebron y cortar. Solo cuando quedan abajo de ocho segundos es buscado para un triple de adentro hacía afuera. 

Roney Hood ni siquiera juega a pesar de que en Utah tenía función como segundo tirador de ofensiva. un tipo listo que ayuda con puntos en momentos de premura. 

Lance Jr no termina por definirse si juega de 3 o 4 e incluso de 5 por los espacios que ocupa Lebron. Por eso luce perdido en las ofensivas y solo genera puntos cuando recibe de frente la bola y crea sus propios espacios, a riesgo de ser relegado si falla. 

Tristán Thompson es un pilar a la defensa, sin embargo su tiempo se ve limitado cuando los Warriors bajan la alineación. A pesar de ser lento, podría defender a Draymond más tiempo, sin embargo el capricho es bajar la alineación. 

Kevin Love es tal vez el hombre que más busca Lebron, sin embargo en los momentos de cierre de juego, pasa desapercibido porque no tiene el protagonismo que debería tener. Por esta razón Kyrie Irving abandono el barco esta temporada. 

Kyle Korver desde que llegó a Cleveland perdió la confianza en disparar los triples, porque no se juega en sistema para él, sino por necesidad, es decir si ya no queda otra que la tire Korver se dice en Cleveland. Un buen tirador necesita al menos un par de jugadas directas para poder contribuir. 

Si observamos con calma, los jugadores no son el problema. Tampoco es que Warriors sea superior en personal, ya que de hecho está parejo en algunos sentidos de juego, posición por posición. 

Sin embargo, Tyronn Lue no dirige. Simplemente fluye alrededor de Lebron y cuando el ya no esté, difícilmente conseguirá un contrato en otro lado. 

La razón: Siempre es el gran ausente.

lo mas visto

>